10 Señales que su hijo está pasando abuso en la guardería

10 Señales que su hijo está pasando abuso en la guardería

Los trabajadores de la guardería son responsables del cuidado de todos los niños a su cargo. Cuando no logran mantener un nivel razonable de atención, actúan de manera negligente y pueden ser legalmente responsables de sus acciones. Si su hijo ha sufrido daños a manos de un empleado de cuidado infantil, ya sea abuso físico, abuso sexual, abuso verbal o negligencia infantil, podremos ayudarlo a luchar por la justicia que usted y sus hijos merecen. Desafortunadamente, los signos de abuso en la guardería no siempre son evidentes. Por lo tanto, es importante que los padres estén informados sobre qué deben cuidar.

¿Qué tipos de abuso pueden ocurrir en la guardería?

Detectar los signos de abuso en la guardería depende del tipo de abuso que su hijo esté sufriendo. Todas las formas de abuso conllevan la posibilidad de infligir efectos extremadamente negativos y duraderos en su hijo. Como abogados de derecho civil que se especializan en ayudar a las familias a navegar los peores momentos de sus vidas, hemos visto abuso en las guarderías en todas sus formas. Los abusos más comunes incluyen los siguientes:

  • Abuso físico
  • Abuso sexual
  • Abuso emocional
  • Negligencia

Cada forma de abuso conlleva sus propios comportamientos y síntomas físicos. En algunos casos, los niños pueden tener miedo de discutir lo que les está sucediendo. Al vigilar el comportamiento extraño o los síntomas físicos de usted, puede saber exactamente cómo hablar con su hijo sobre el posible abuso. Es imperativo que los padres, abuelos u otros tutores mantengan una línea abierta de comunicación con sus hijos.

¿Qué es el abuso privativo?

El abuso de la privación ocurre cuando un cuidador retiene deliberadamente alimentos, obliga a un niño a aislarse o retiene el amor como una forma de castigo. Esto también se puede hacer por razones sádicas o para inducir enfermedades. El abuso privativo a menudo se puede confundir con negligencia. Sin embargo, la negligencia es un término mucho más suave y matizado que implica olvido o fracaso debido al estrés, las prioridades en competencia, la falta de educación o la privación socioeconómica.

Señales comunes de abuso en la guardería y negligencia a tener en cuenta

Las señales de abuso y negligencia en las guarderías pueden no ser obvias para cualquiera. El abuso en la guardería puede pasar desapercibido, por lo que saber exactamente qué buscar puede ayudarlo a identificar un problema desde el principio antes de que sea demasiado tarde.

Moretones inexplicables, rasguños u otras lesiones

El abuso físico suele ser el signo más notable de abuso. Si deja a su hijo en la guardería sin magulladuras, rasguños u otras lesiones, pero lo levanta con lesiones inexplicables, puede indicar abuso físico. Estas lesiones serán más evidentes en las muñecas, los brazos, las nalgas, el cuello, los hombros o la parte posterior de las piernas. Además, si su hijo se estremece con los movimientos repentinos, una mano levantada o se encoge al ser tocado, esto es un signo fuerte de abuso físico.

Cambios en el comportamiento

Un niño que se vuelve retraído, tímido, deprimido o muestra signos de culpa o vergüenza por las pequeñas faltas puede indicar mala conducta del trabajador de la guardería. Puede ser difícil distinguir entre el deseo de independencia de su hijo y el comportamiento retirado. Sin embargo, este nivel de independencia no es un atributo típico en niños muy pequeños. Los niños pequeños que están retirados o atrapados en su propio mundo podrían estar escondiendo algo. Debido a que es difícil para los niños pequeños guardar secretos, ellos pueden retirarse a sí mismos.

Los niños que soportan el abuso también pueden volverse agresivos. Pateando, mordiendo y rasguñando son señales de que el niño está lidiando con el abuso.

Hambriento y sediento al recoger

Las guarderías negligentes fallarán u olvidarán proporcionarles comida y bebida a los niños. Un niño que siempre tiene hambre o sed a la hora de la recogida puede indicar negligencia o abuso privativo.

Pesadillas recurrentes

Cuando los cuidadores están atormentando a un niño en la escuela, el niño puede tener dificultades para descansar  durante toda la noche. Los trabajadores de la guardería pueden torturar a los niños mediante el uso de máscaras de miedo u otros actos terroríficos que pueden tener efectos traumáticos persistentes.

Regresión

El comportamiento regresivo, como el apego, el orinarse en la cama, chuparse el dedo, el miedo repentino a la oscuridad o el llanto excesivo puede indicar que su hijo está experimentando un grave abuso traumático. La regresión puede ser causada por abuso verbal o sexual.

Pañales sucios y sarpullidos de pañal de larga duración

Recoger a su hijo con un pañal sucio todos los días debe levantar señales de alerta. Además, si bien las erupciones del pañal son frecuentes en bebés y niños pequeños, las erupciones prolongadas pueden indicar que su hijo no está recibiendo cambios regulares de pañal durante el día. Este es un signo de negligencia.

Su hijo es disruptivo en situaciones sociales

Los estudios muestran que “el comportamiento de un niño es una manifestación externa de estabilidad y seguridad interior”. Debido a esto, el abuso es perjudicial para los niños, ya que les afecta física, emocional y psicológicamente. Esto puede llevar a dificultades a largo plazo con el comportamiento del niño y el desarrollo de la salud mental. Es posible que un niño maltratado no pueda controlar los impulsos en entornos sociales. Por ejemplo, estos niños pueden ser desobedientes, desafiantes y argumentativos. En otros casos, el niño puede dejar de mostrar culpa, arrepentimiento o arrepentimiento después de comportarse mal.

Interés raro en los comportamientos sexuales

Los niños que son abusados ​​sexualmente pueden demostrar un conocimiento sexual que va mucho más allá de lo que se espera que conozcan a su edad. Esto se debe a que están siendo expuestos a esta información y con frecuencia es un abusador sexual quien los está exponiendo a esta información. If your child shows advanced sexual knowledge, investigate the matter further.

Debido a su inocencia, los niños pueden ser extremadamente confiados de cualquier adulto. Esto es particularmente cierto para un adulto en una posición de autoridad como un maestro o ayudante en su guardería. Por ejemplo, un abusador puede decirle a un niño que si le dice a alguien que él (el niño) se va a meter en problemas.

En otros casos, los abusadores usan la confianza que su hijo tiene para ellos y enfatizan la importancia de los “secretos”. Los secretos entre adultos y niños siempre son inapropiados. Para averiguar sobre la posibilidad de abuso en la guardería de su hijo, hable abiertamente con su hijo acerca de estos tipos de situaciones. Asegúreles que pueden y deben hablar con usted sobre cualquier cosa sin temor ni represalias.

Miedos repentinos e inexplicables

Desafortunadamente, muchos padres ignorarán las señales de que se está abusando de su hijo en la guardería como una rabieta. Sin embargo, esta es una importante indicación de abuso. Un niño maltratado puede ser excepcionalmente pegajoso o reaccionar de una manera temerosa o enojada cuando se le deja en la guardería. En algunos casos, un niño puede fingir una enfermedad, llorar excesivamente o tratar de poner excusas para no ir a la guardería. No asuma que esto es una rabieta, pregúntele a su hijo por qué se siente así. Preste atención a cómo reacciona su hijo a ciertos lugares, personas o actividades; un miedo excesivo a la guardería.

Síndrome del bebé sacudido

El síndrome del bebé zarandeado (SBS, por sus siglas en inglés) es una forma de abuso infantil que puede provocar daño cerebral permanente o la muerte. La condición es totalmente prevenible y generalmente la realiza un cuidador frustrado o abrumado. Si su hijo aún es un bebé, busque signos de síndrome del bebé sacudido, que incluyen:

  • Ojos vidriosos
  • Parece rígido
  • Aparece letárgico
  • Pérdida de apetito
  • VómitoLlorando frecuentemente
  • No se puede enfocar en un objeto
  • Convulsiones

Signos de un trabajador de guardería irresponsable

Es difícil dejar a su hijo bajo el cuidado de alguien a quien usted personalmente no conoce muy bien. Dado que la apariencia por sí sola no puede discernir si un trabajador de la guardería es “bueno” o “malo”, será útil tener una comprensión de las señales de comportamiento que pueden dar señales de un cuidador malo.

  • Su hijo está callado y retraído alrededor de una persona específica.
  • Su hijo a menudo declara lo asustados que están con un trabajador de guardería en particular.
  • El cuidador siempre tiene una excusa de por qué las cosas no están funcionando como deberían.
  • Cuando visita, el trabajador de la guardería siempre está en la computadora o en el teléfono inteligente.
  • Su hijo frecuentemente llega a casa con la ropa sucia.
  • El cuidador tiene una mala actitud, un mal genio o parece infeliz mientras está en el trabajo.

Cómo elegir la instalación adecuada para su hijo

Para muchos padres, elegir dejar a sus hijos con personas que, en su mayor parte, son extraños, ya es una decisión difícil. Sin embargo, hay muchas razones por las que los padres eligen enviar a sus hijos a una guardería o un proveedor de cuidado infantil. Para algunos, es porque no tienen otra opción porque tienen que trabajar. Como resultado, a menudo dependemos de recomendaciones de boca en boca y guarderías para cumplir con las rigurosas regulaciones federales y estatales. Sin embargo, incluso las guarderías más recomendadas y menos citadas pueden tener problemas ocultos.

Los padres deben seguir estos consejos para garantizar que sus hijos se encuentren en un ambiente de aprendizaje seguro.

Política de puerta abierta

Asegúrese de que la guardería les permita a los padres la libertad de ir y venir. Evite las instalaciones que requieren que los padres llamen primero y tengan áreas que estén fuera del alcance de los padres.

Política de baño

Asegúrese de que los baños no contengan áreas donde los niños puedan estar aislados. Averigüe quién lleva a los niños al baño, con qué fines y en qué momento. Aproximadamente, dos tercios de toda la guardería y abuso sexual ocurren cuando están en el baño.

La formación del personal

Pregunte sobre el alcance de la educación y la capacitación de todo el personal de guarderías que interactúan con sus hijos. Además, pregunte si fueron examinados en busca de antecedentes penales, inestabilidad emocional o abuso de sustancias. Tenga en cuenta que no es probable que los voluntarios o los ayudantes de los maestros hayan sido examinados cuidadosamente. El abuso en la guardería puede resultar de una falla en el proceso de contratación.

Visitantes externos

Averigüe quién interactuará con sus hijos además del proveedor y el personal de la guardería. Gran parte del abuso y la explotación sexual y física asociada con los centros de cuidado infantil ocurren a manos de personas que no participan directamente en la enseñanza o las responsabilidades de cuidado de niños. Por lo general, esto incluye a los conductores de autobuses, conserjes y familiares de los proveedores de guarderías. Además, en el 36 por ciento de los casos examinados por un estudio nacional de abuso en guarderías, los familiares fueron abusados ​​sexualmente por familiares relacionados con el personal, principalmente esposos o hijos. Asegúrese de que los cuidadores limiten el contacto de su hijo con esas personas. Y no tenga miedo de interrogar a su hijo acerca de ellos.

Política de disciplina

Discuta en profundidad con el proveedor de la guardería cómo se maneja la disciplina de los niños: quién la administra, bajo qué circunstancias se utiliza y qué forma toma. Asegúrese de hablar con sus hijos todos los días sobre lo que sucede en la guardería, prestando mucha atención a los castigos que se usaron en las circunstancias y cualquier otro incidente que hizo que el niño se sintiera incómodo.

Lo que puede hacer Carlson Law Firm para ayudar

Dado que alrededor del 40 por ciento de los niños menores de cinco años pasan al menos parte de la semana al cuidado de alguien que no sea un padre, es importante que los padres estén al tanto de las señales de abuso en las guarderías. Las instalaciones en las que confiamos a nuestros niños, como las guarderías, los programas para después de la escuela y los campamentos, no brindan la calidad de la atención que requieren, y los niños son heridos por esta negligencia.

Si cree que su hijo está siendo perjudicado en su guardería, programa para después de la escuela, campamento o cualquier otra instalación de cuidado infantil, no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo de abogados con experiencia en abuso de guardería en The Carlson Law Firm. Estamos disponibles para hablar con usted las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Nos importa, podemos ayudar.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Other Blogs