¿Solicitar bancarrota puede ayudar con las facturas médicas?

¿Solicitar bancarrota puede ayudar con las facturas médicas?

Cada año, millones de estadounidenses luchan con facturas relacionadas con la salud. A diferencia de la compra de una casa o un automóvil, enfermarse no es realmente algo que podamos planificar y presupuestar. El hecho de no tener un seguro suficiente o no tener ningún tipo de seguro hace que un combate no planificado con una enfermedad a largo plazo u hospitalización sea una carga financiera. De hecho, aproximadamente el 20 por ciento de los estadounidenses tienen una deuda médica paralizante. Una realidad desafortunada en este país es que la deuda médica es una de las razones más comunes por las cuales las personas buscan el alivio de la bancarrota. Los estudios muestran que la deuda médica es la razón principal de más del 60 por ciento de las bancarrotas presentadas en los Estados Unidos.

No existe tal cosa como una “bancarrota médica”, por lo tanto, para que su deuda médica sea liberada, deberá solicitar el capítulo 7 o el capítulo 13 de bancarrota. Las facturas médicas se consideran lo mismo que las deudas de tarjetas de crédito, facturas de servicios públicos antiguas y préstamos personales. Debido a esto, declararse en bancarrota le dará un alivio de sus facturas médicas. Es importante recordar que cuando se declara en quiebra, no puede limitar su declaración de quiebra a su deuda médica. La bancarrota no le permite elegir qué deuda desea pagar.

¿Cómo Las Cuentas Médicas Afectan su Crédito?

Su historial médico no forma parte de su informe de crédito, pero las facturas médicas vencidas aparecerán en los informes de crédito y pueden afectar su puntaje de crédito. Una agencia de cobranza puede comprar su deuda del hospital o la clínica y comenzar a buscarlo por el saldo impago.

Sin embargo, una regla introducida en 2017 lo hizo que las tres agencias de crédito ya no pueden reportar sus deudas médicas hasta que tengan al menos 180 días de antigüedad. Esto le da a las personas con deudas médicas por lo menos seis meses para resolver cualquier problema de seguro o facturación. Además, durante este tiempo, las personas pueden hacer arreglos de pago antes de que se informen los saldos vencidos.

Después de seis meses, la deuda se convertirá en parte de su informe de crédito. Sin embargo, las nuevas fórmulas de FICO y VantageScore no pesan tanto en los pagos atrasados ​​de cobros médicos. En algunos casos, es posible que esta deuda no cuente en absoluto si la recaudación se paga en su totalidad.

Pero si tiene una cantidad significativa de deuda médica, puede ser que organizar un plan de pago no sera una opción. Esto puede, de hecho, provocar importantes reducciones en su informe de crédito. Esto se debe a que demasiada deuda pendiente, que suele ser el caso de las facturas médicas, tiene efectos negativos significativos en su informe de crédito.

¿Cómo la Bancarrota Trata la Deuda Sin Garantía?

Una deuda no respaldada por un activo subyacente, como una casa o un automóvil, es una deuda no garantizada. Por lo tanto, al igual que las tarjetas de crédito o los préstamos, las deudas no aseguradas incluyen facturas médicas. Tanto el capítulo 7 como el capítulo 13 de bancarrotas tienen diferentes formas de lidiar con las deudas no aseguradas. Tanto el capítulo 7 como el capítulo 13 de bancarrotas tienen diferentes formas de lidiar con las deudas no aseguradas.

¿Cómo afecta la presentación de una bancarrota del Capítulo 7 a mi deuda médica?

La bancarrota del Capítulo 7 a veces se denomina “bancarrota directa” o “bancarrota de liquidación”.
Por diseño, una bancarrota del capítulo 7 permite a un declarante obtener un nuevo comienzo. El proceso elimina la mayor parte de su deuda y, a cambio, el fideicomisario de bancarrota vende su propiedad no exenta para proporcionar un reembolso parcial a los acreedores. Una bancarrota del capítulo 7 puede tomar de cuatro a seis meses. Al final de este tiempo, recibirá una cancelación o perdón de sus deudas.

Desafortunadamente, no todos son elegibles para declararse en bancarrota del capítulo 7. Sin embargo, incluso si no califica para una bancarrota del capítulo 7, puede solicitar una bancarrota del capítulo 13.

¿Cómo afecta la presentación de una bancarrota del Capítulo 13 a mi deuda médica?

La bancarrota del Capítulo 13, por otro lado, le permite conservar su propiedad y pagar sus deudas.
Como resultado, esta forma de bancarrota personal suele durar de tres a cinco años. La bancarrota del Capítulo 13 divide la deuda en varias categorías: deuda garantizada, deuda prioritaria no garantizada y deuda general no garantizada. La cantidad que pague por cada deuda no garantizada depende de factores tales como su ingreso disponible y cuál es el mejor interés de los acreedores.

Ingreso disponible. Todo su ingreso disponible debe ir hacia su plan del capítulo 13. La cantidad que los acreedores no asegurados obtienen depende de la cantidad de dinero que le queda cada mes después de pagar los gastos permitidos, las deudas garantizadas y los reclamos de prioridad.

El mejor interés de los acreedores. Los acreedores no asegurados deben obtener lo que recibirían en una declaración de bancarrota del capítulo 7. Esencialmente, les pagará el valor de la propiedad que no puede proteger con una exención de bancarrota.

¿Puede mi médico dejarme como paciente si descargo mis facturas médicas en bancarrota?

El proceso de quiebra requiere que haga una lista de todos sus acreedores, incluida cualquier deuda médica. Un médico puede optar por terminar la relación médico-paciente y negarse a proporcionar servicios por falta de pago de una deuda. Sin embargo, un médico debe terminar esta relación de la manera correcta. De lo contrario, su médico puede ser acusado de abandono del paciente.

Muchos médicos entienden que cuando un paciente se declara en bancarrota, es porque están lidiando con graves cargas financieras. Los médicos también se dan cuenta de que, aunque los tratamientos médicos suelen ser sencillos, no es tan claro cómo pagar por dicho tratamiento. Por lo general, continuarán trabajando con usted siempre y cuando acepte pagar sus deudas en el futuro. Además, no hay leyes que le impidan pagar deudas antiguas a su proveedor médico cuando esté financieramente capacitado para hacerlo.

Sin embargo, hay algunos proveedores médicos que ya no harán negocios con usted. Si esto sucede, siempre puede encontrar un nuevo proveedor.

La Firma de Abogados Carlson puede ayudar

Las facturas médicas pueden convertirse rápidamente en una carga financiera y crear situaciones estresantes en un momento ya difícil. Nuestra compasiva y premiada abogada de quiebras, Vicki Carlson, puede ayudar a aliviar ese estrés brindando una excelente representación legal y orientación durante el proceso de bancarrota.

El equipo de bancarrota de la firma de abogados Carlson está listo para atender su llamada. Contáctenos para programar una consulta gratis hoy.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Other Blogs