Lesiones comunes de la supervisión negligente en guarderías

Lesiones comunes de la supervisión negligente en guarderías

Vivimos en una era en la que los padres, especialmente las mujeres, tienen más opciones que nunca para trabajar dentro o fuera del hogar. Por esta razón, las instalaciones de cuidado infantil juegan un papel importante en el desarrollo infantil. Dejar a sus hijos con alguien todos los días, naturalmente, implica que confía en la instalación o los trabajadores para brindar protección y cuidado. Una parte importante de la protección de los niños es vigilarlos atentamente. La supervisión negligente del cuidado de niños puede provocar lesiones graves en los niños.

Las historias que con mayor frecuencia aparecen en los titulares cuando se trata de guarderías son casos de abuso. Sin embargo, los niños en guarderías tienen mucho más probabilidad de sufrir lesiones por la falta de supervisión de un adulto. Los niños sufren lesiones personales en cantidades alarmantes cuando un adulto a cargo no puede proporcionar la supervisión adecuada. Afortunadamente, la ley de Texas proporciona a los padres un remedio llamado supervisión negligente. Los padres o tutores pueden presentar una demanda de supervisión negligente cuando su hijo se lesiona cuando esta al cuidado de otro.

¿Qué es la supervisión negligente en una guardería?

La supervisión negligente en una guardería ocurre cuando un cuidador no vigila a un niño y ese niño de alguna manera termina lastimado. Los padres y tutores pueden responsabilizar a las escuelas públicas y privadas, guarderías, campamentos, iglesias o propietarios privados por supervisión negligente.

La ley de Texas permite a los padres la capacidad de responsabilizar a las siguientes personas y organizaciones por la supervisión negligente:

  • Propietarios privados
  •  Maestors/Maestras
  • Entrenadores
  • Líderes de grupos juveniles de la iglesia
  • Consejeros del campamento
  • Niñeras
  • Otros padres

Es importante tener en cuenta que la supervisión negligente no solo ocurre en las guarderías. Cualquier persona o parte puede ser negligente en la supervisión de su hijo.

¿Qué puede conducir a una supervisión negligente en las guarderías?

Una de las razones más comunes para la supervisión negligente en una guardería es la falta de personal. Las guarderías en Texas deben cumplir con las estrictas proporciones de niños por personal. Por ejemplo, la proporción niño / personal para niños de 18 a 23 meses es de 9: 1 con un tamaño máximo de grupo de 18. En otras palabras, si la instalación tiene 18 niños pequeños en una habitación, deben tener dos miembros del personal presentes.

Otra razón es que el personal puede estar demasiado distraído, chismeando, o estar distraídos en sus teléfonos celulares. La mejor manera de evitar lesiones en los niños es asegurarse de que la instalación funcione dentro de las pautas estatales, así como las suyas. Las señales de alerta de que puede estar ocurriendo una supervisión negligente en la guardería de su hijo incluyen:

  • El personal no puede explicar las lesiones de su hijo
  • Superficies sucias
  • Áreas de juego desorganizadas
  • Los niños son agresivos el uno con el otro
  • Moretones o lesiones no notificadas
  • Cambios en el comportamiento de su hijo

Solo se necesita un trabajador que no actue profesionalmente para alterar seriamente la vida de usted y de su hijo. Conocer los signos de supervisión negligente puede mantener a su hijo saludable.

¿Cuáles son las lesiones de supervisión de cuidado infantil negligentes más comunes?

Como padres, muchos de nosotros pensamos mucho en decidir a que guarderia irán nuestros hijos. El proceso de selección de una guardería incluye todo, desde recomendaciones de otros padres, hasta investigación en Internet, y recorridos donde hacemos todas las preguntas que podemos pensar. Aún así, muchos de nosotros tenemos miedo de hacerle preguntas difíciles a los proveedores de cuidado infantil. Las siguientes preguntas pueden ser muy importantes, preguntarle a los proveedores de guarderías cuáles son las lesiones más comunes y que hace el personal para prevenirlas.

Es más probable que los niños sufran lesiones en la guardería en el patio de recreo, el salón o en los baños. Las cinco lesiones infantiles más comunes que podrían indicar una supervisión negligente del cuidado infantil incluyen las siguientes:

Mordeduras

Morder es una gran señal de advertencia cuando se trata de supervisión negligente en guarderías. Muchas guarderías tienen políticas de “morder”. Sin embargo, cuando una instalación cuenta con poco personal, la probabilidad de que un “mordedor” salga con la mordida de otros niños puede pasar desapercibida. A menudo, la primera señal de que un niño ha sido mordido es un llanto incontrolable. Al momento de la recolección, si su hijo ha sido mordido, debe recibir documentación sobre la mordedura. Sin embargo, si llega a casa y encuentra un hematoma en la forma de la boca de otro niño y no tiene papeleo, podría indicar una supervisión negligente de la guardería.

Acoso físico

Otra señal de negligencia en la supervisión del cuidado infantil puede venir en forma de otros niños golpeando a su hijo. Los proveedores de cuidado infantil tienen la obligación de detener las peleas y hacer su debida diligencia para prevenir comportamientos abusivos entre los niños.

Pequeños rasguños

Los niños no son tan coordinados como los adultos. Por lo tanto, pueden sufrir pequeñas lesiones, como cortes de papel o arañazos por caídas inevitables. Los accidentes suceden y eso está bien. Mientras estas lesiones no ocurran todos los días y la guardería documente e informe adecuadamente sobre las lesiones de su hijo, esto no debería generar alarmas con los padres o tutores.

Moretones

Los niños a menudo carecen de control de los impulsos y pueden terminar fácilmente con moretones por jugar demasiado duro o por una caída. También es importante tener en cuenta que a algunos niños les salen moretones más fácilmente que a otros. Los padres deben prestar mucha atención a la ubicación y la forma de un moretón.

Huesos rotos

Como mencionamos anteriormente, los accidentes ocurren y los niños son propensos a los accidentes. Sin embargo, esto no significa que los proveedores de cuidado infantil no tengan que prestar atención a los niños bajo su cuidado. Por ejemplo, si su hijo se rompió la muñeca después de caerse del equipo de gimnasio de la jungla destinado a niños mayores, esto puede ser un signo de supervisión negligente de cuidado de niños.

Además de las lesiones físicas, un cambio en el comportamiento de su hijo también puede indicar atención inadecuada en una guardería. Si su hijo ha sufrido lesiones a manos de una guardería o proveedor, debe comprender que no es su culpa. El centro de cuidado infantil es el único culpable de cualquier lesión a su hijo. Póngase en contacto con un abogado especializado en lesiones infantiles para analizar su situación legal.

Nos importa, podemos ayudar

Si su hijo resultó herido en una guardería debido a la falta de personal, consulte con un abogado de lesiones infantiles para analizar sus opciones. The Carlson Law Firm se ha dedicado a proteger los derechos de los clientes de todas las edades durante más de 40 años. Si su hijo sufrió lesiones debido a negligencia en la supervisión en una guardería, contáctenos hoy. Podemos programar una consulta virtual gratuita desde la seguridad de su hogar durante la crisis de COVID-19.

Consultas Gratuitas: 866-243-8392

Encuentra un abogado de lesiones personales cerca de mí.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Other Blogs